sábado, 5 de octubre de 2013

INTERPRETACIÓN DE LA BIOMETRÍA HEMÁTICA O HEMOGRAMA


Glóbulos rojos, eritrocitos o hematíes (RBC)
Valor normal entre 4.300.000 y 5.900.000/mL
Los glóbulos rojos o hematíes se encargan del transporte de la hemoglobina y del oxígeno. Gracias a ellos el oxígeno (O2) que entra en los pulmones llega al resto del cuerpo.

Una cifra por encima de lo normal puede indicarnos:

* Tabaquismo: Las personas que fuman suelen tener más glóbulos rojos de lo normal. Esto es debido a que el tabaco disminuye el oxígeno que hay en la sangre y esa reducción estimula la producción de glóbulos rojos.


* Insuficiencia respiratoria: Los pacientes que tienen poco oxígeno por otros motivos, por ejemplo por tener una bronquitis crónica, también pueden tener más glóbulos rojos de lo normal. En ocasiones hasta puede ser necesaria la realización de una sangría para que disminuyan.


* Vivir en zonas muy elevadas: Los individuos que habitan en áreas montañosas o en ciudades con una elevada altitud sobre el nivel de mar, el número de glóbulos rojos puede ser mayor sin que esto signifique ninguna enfermedad para estas personas. El incremento está relacionado con la presión atmosférica y la falta de oxígeno, factores a los que el cuerpo responde fabricando más glóbulos rojos.

Una cifra por debajo de lo normal nos indica:

* Anemia: Las causas pueden ser muy variadas como la falta de hierro, de vitamina B12 o de ácido fólico. Un sangrado excesivo (por ejemplo reglas abundantes, o después de una intervención quirúrgica) o una enfermedad de la médula ósea, encargada de fabricarlos, puede dar lugar a un descenso del número de hematíes. Otras causas de la anemia son la destrucción acelerada de glóbulos rojos (debido a diversas patologías) o algunas enfermedades crónicas.

Hemoglobina (HGB)
Valor normal entre 12,5 y 17gr/L.
Es una proteína que existe en el interior de los glóbulos rojos y que transporta el oxígeno en su interior. Por lo general la cantidad de hemoglobina que tenemos es proporcional al número de glóbulos rojos.

Una cifra superior a la normal indica lo mismo que el aumento en el número de glóbulos rojos. Una cifra por debajo de lo normal indica también lo mismo que el descenso de los mismos.
Existe una situación en la que la cantidad de hemoglobina es discrepante con el número de glóbulos rojos: la talasemia. En este caso el individuo tiene muchos glóbulos rojos pero de menor tamaño que lo habitual y poca hemoglobina en comparación.

Hematocrito
Valores normales entre el 43 y el 49% en los hombres y entre el 37 y el 43% en las mujeres.
El hematocrito es el porcentaje del volumen de glóbulos rojos en la sangre total.

Volumen Corpuscular Medio (VCM) o Volumen Globular Medio (VGM)
Valor entre 78 y 100 fL Indica el tamaño de los glóbulos rojos.

El VCM alto indica que los glóbulos rojos son grandes. Esto se produce en enfermedades como el déficit de vitamina B12 o de ácido fólico, en patologías del hígado, o cuando hay un consumo elevado de alcohol. Algunos individuos tienen los glóbulos rojos un poco más grandes de lo normal sin que esto sea una enfermedad.

El VCM bajo indica que los glóbulos rojos son pequeños. Se produce en la talasemia (alteración de la hemoglobina que conlleva una reducción del tamaño de los glóbulos rojos) y en el déficit de hierro.

Este índice se calcula dividiendo el hematocrito por el recuento de glóbulos rojos y da el promedio del volumen de los eritrocitos en fentolitros (fl).
A partir del VCM las anemias se clasifican en:
Anemia                    VCM (fl)
Microcítica              menor de 80
Normocítica            entre 80 y 98
Macrocítica            mayor de 99

Hemoglobina Corpuscular Media (HCM)
Valor normal entre 27 y 32 pg.
Indica la cantidad de hemoglobina que hay en cada glóbulo rojo, su medida se expresa en picogramos (pg).
Está aumentado en el déficit de vitamina B12, ácido fólico. Está disminuido en el déficit de hierro o en la talasemia.

Concentración de Hemoglobina Corpuscular Media (CHCM)
Es la cantidad de hemoglobina relativa al tamaño de la célula (concentración de hemoglobina) por glóbulo rojo, o lo que es lo mismo, relaciona la cantidad de hemoglobina que lleva el glóbulo rojo con su volumen.

Amplitud de Distribución de Eritrocitos (A.D.E.)
Valores normales de 12% a 14.5%
Mide la heterogeneidad en el tamaño de los glóbulos rojos (grado de anisocitosis) y complementa la clasificación morfológica de las anemias.
Si se encuentra elevada sugiere: anemia ferropénica, hemolisis o hemorragia aguda. Diagnóstico diferencial con talasemia.

Trombocitos o plaquetas
Valor normal entre 130.000 y 450.000/mL.
Las plaquetas son las células de la sangre encargadas de la hemostasia, es decir, de cerrar los vasos sanguíneos cuando se produce una herida formando parte del coágulo.

En ocasiones las plaquetas aumentan como reacción a una enfermedad transitoria o crónica o en casos de hemorragia aguda.

Existen patologías de la sangre que se caracterizan por un número de plaquetas por encima de lo habitual (entre dos y tres veces). En ocasiones es necesario un tratamiento de quimioterapia para reducir dichas cifras y evitar que aparezcan trombos en la sangre.

Algunas infecciones muy graves pueden reducir el número de células que se producen en la médula ósea, por ello los pacientes tienen anemia, pocas plaquetas y pocos leucocitos.

Algunos individuos tienen unas sustancias (anticuerpos) en su sangre que destruyen sus propias plaquetas, como si no las reconocieran como propias. Es más frecuente en mujeres jóvenes. El nombre de esta enfermedad es “púrpura trombocitopénica idiopática”. Si las cifras bajan por debajo de 10.000/mL existe riesgo de sangrado espontáneo.

Cuando existe una actividad excesiva del bazo, un órgano situado en la parte izquierda de nuestro abdomen cuya función es ayudar en la defensa frente a las infecciones. En algunas situaciones crece de tamaño (por ejemplo cuando hay una enfermedad hepática crónica y evolucionada) y trabaja más de la cuenta, produciendo una disminución en las células de la sangre.

Volumen Plaquetario Medio (VPM)
Valor normal entre 7% a 11%.
El volumen plaquetario medio (VPM) es un valor promedio que depende del número de plaquetas en la sangre.

Si esta bajo indica que la plaquetas son pequeñas o que el conteo está más bajo de lo normal. Así mismo si esta alto el VPM indica que las plaquetas son grandes o que esta aumentado el número de plaquetas.

Las plaquetas recién formadas (plaquetas nuevas) son generalmente grandes y se van fragmentando mientras circulan en la sangre, por lo que con el tiempo se van haciendo más pequeñas. Si el número de plaquetas es normal entonces el VPM alto nos dice que la médula está formando más plaquetas por algún estímulo.

Si el número de plaquetas es normal y el VPM está bajo esto nos dice que no se están produciendo bien las plaquetas.

Velocidad de Sedimentación (VSG)
Valor normal por debajo de 20mL/h.
Este valor se relaciona directamente con la tendencia que tienen los glóbulos rojos a formar acúmulos y con la cantidad de proteínas que hay en el plasma.

Aumenta con procesos infecciosos, enfermedades inflamatorias crónicas como el lupus, la artritis reumatoide, la polimialgia reumática y en la  anemia.

Es una prueba inespecífica, es decir, no sirve para detectar el lugar de la infección o inflamación en caso de que las hubiera, ni diferencia unas de otras. Sin embargo, su alteración indica que existe algún trastorno que hay que intentar diagnosticar. También es útil en el seguimiento de pacientes: la eficacia del tratamiento se evalúa mediante la reducción de la velocidad.

Leucocitos o glóbulos blancos (WBC)
Valores normales de 4000 a 10000/mL.
Los leucocitos o glóbulos blancos son un conjunto heterogéneo de células sanguíneas que son los efectores celulares de la respuesta inmunitaria, así intervienen en la defensa del organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos (antígenos).

Se clasifican según la presencia o ausencia de gránulos en el citoplasma de la célula. Los granulocitos son los neutrófilos, los basófilos y los eosinófilos. Los agranulocitos son los linfocitos y los monocitos.

Neutrófilos
Valor normal entre 2.000 y 7.500/mL.
Son los más numerosos. Se encargan de atacar a las sustancias extrañas (básicamente bacterias, agentes externos, etc.) que entran en el organismo. En situaciones de infección o inflamación su número aumenta en la sangre. En estos casos se observan algunos que son ‘inmaduros' y se denominan cayados. En la analítica se indica en forma de porcentaje sólo cuando hay infección porque en condiciones normales su cifra es cero.

Basófilos
Valor normal entre 0.2% a 1%
Poseen receptores de IgE (inmunoglobulina E), aquella inmunoglobulina relacionada con las alergias. Es por eso que el basófilo participa en la respuesta inflamatoria. También juega un papel importante en la defensa contra los virus junto con los monocitos y los linfocitos.

Eosinófilos
Valor normal entre 0.9% y 2.9%
Se encargan de las reacciones alérgicas y aumentan sobre todo en enfermedades producidas por parásitos, en las alergias y en el asma.

Y disminuyen en situaciones en las que la médula ósea no puede producir células, por estar ocupado su espacio e inhabilitada su función debido a agentes infecciosos, tejido tumoral u otro tipo de agentes.

En infecciones graves, aunque en un primer momento el número de estas células aumenta debido a una invasión externa, la cifra puede llegar a disminuir si el agente agresor es más fuerte y produce la muerte de los leucocitos. Por algunos medicamentos que producen toxicidad sobre la médula ósea como los quimioterapéuticos (para el tratamiento del cáncer). También algunos antibióticos como el cloranfenicol o analgésicos como el nolotil pueden producir como efecto no deseado una reducción de su número.

Linfocitos
Valor normal entre 1000 y 4500/mL.
Se encarga de la defensa contra los virus. Aumentan sobre todo en infecciones por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias.

Monocitos
Valor normal entre 200 y 800/mL.
Esta cifra se eleva casi siempre por infecciones originadas por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias.

Formula Diferencial
La Formula Diferencial es el conteo de diferentes clases de glóbulos blancos.

Neutrófilos segmentados
Los neutrófilos segmentados se llaman así porque sus núcleos están segmentados en varios lóbulos, es un neutrófilo multilobulado, estos son los neutrófilos maduros.

Neutrófilos en Banda
Los neutrófilos en banda son los neutrófilos inmaduros, estos no existen en sangre periférica, si están presentes o están en cantidad elevada esto nos ayuda a sospechar un proceso infeccioso agudo.

Alteraciones del tamaño de las células sanguíneas
Anisocitosis.- Consiste en la coexistencia, en una misma muestra de sangre, de hematíes de distintos tamaños. Se produce, por ejemplo, en los pacientes transfundidos.

Microcitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con un diámetro y un volumen inferior a los valores normales. Se produce en la talasemia y, sobretodo, en la anemia ferropénica.

Macrocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con un diámetro y un volumen superior a los valores normales. Se produce en el alcoholismo y en las hepatopatías crónicas (enfermedades del hígado).

Megalocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con un diámetro superior al valor normal. Se produce en la anemia megaloblástica.

Alteraciones de la forma de las células sanguíneas
Acantocitosis.-  Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con espículas de longitud y posición irregular (acantocitos). Se produce en la abetalipoproteinemia y en la cirrosis hepática.

Dianocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos planos y con una forma de sombrero mexicano. Esto hace que los glóbulos rojos, vistos frontalmente, tengan un reborde colorado, que delimita una zona anular pálida, cuyo centro también está coloreado. Ello les confiere una imagen en diana y por eso, reciben el nombre de dianocitos. Se produce en la talasemia y en las hepatopatías.
Drepanocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con una forma de hoz. Se produce en la anemia de células falciformes.

Eliptocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con una forma elíptica y oval. Se produce en la anemia ferropénica, en la anemia megaloblástica y en la mielofibrosis, pero es típica de la eliptocitosis hereditaria.

Equinocitosis.- También llamados estereocitos o astrocitos, consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con espículas cortas y distribuidas regularmente a lo largo de toda su superficie. Se produce, por ejemplo, en la uremia, cuando los hematíes son pobres en K+ y en las hepatopatías neonatales.

Esferocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con una forma esférica, que habitualmente también son de pequeño tamaño (microesferocitos). Se produce en la hidrocitosis, en la anemia inmunohemolítica y, sobre todo, en la esferocitosis hereditaria.

Esquistocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos fragmentados (esquistocitos). Se produce en la anemia microangiopática, en la hemólisis mecánica por la presencia de una prótesis valvular en el corazón y en las quemaduras graves.

Estomatocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con una invaginación central en forma de boca. Estos glóbulos rojos son realmente discos unicóncavos. Se produce en el alcoholismo y en las hepatopatías crónicas.

Excentrocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos cuya Hb está concentrada en uno de sus polos. Se produce en el déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6FD).

Keratocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con dos espículas en su superficie. Se produce en la anemia hemolítica microangiopática, en la hemólisis por prótesis cardiacas y en el hemangioma cavernoso.

Poiquilocitosis.- Consiste en la existencia de unos glóbulos rojos con una sola prolongación alargada que les confiere el aspecto de una raqueta o de lágrima (dacriocitos). Se produce, por ejemplo, en la talasemia.

Alteraciones del color de las células sanguíneas
Anisocromía.-  Consiste en una falta de uniformidad en la coloración entre unos glóbulos rojos y otros. La coexistencia de dos poblaciones de glóbulos rojos, con coloraciones distintas, se produce por ejemplo en: el inicio del tratamiento de la anemia carencialy los enfermos con anemia hipócromica que son transfundidos.

Hipocromía.- Consiste en la existencia de unos hematíes pálidos y con aumento de la claridad central (hematíes hipocrómicos y anulocitos). Se produce, por ejemplo, en la anemia ferropénica.

Hipercromía.- Consiste en la existencia de unos hematíes intensamente coloreados (hematíes hipercrómicos). La única hipercromía real es la que se produce en la esferocitosis hereditaria.

Policromasia.- Consiste en la existencia de unos hematíes que presentan una coloración ligeramente basófila. Realmente, estas células son reticulocitos.

Ver también: Interpretación de la Química Sanguínea e Interpretación del Perfil Ginecológico Hormonal