sábado, 9 de abril de 2011

ALGODONCILLO (CANDIDIASIS ORAL)

La candidiasis bucal es una infección muy habitual en los bebés, sobre todo aquellos que están en periodo de lactancia, ocurre cuando se produce un crecimiento excesivo de un hongo denominado candida albicans, que produce irritación en la boca y alrededor de ella.

La mayoría de las personas, incluidos los lactantes, tienen naturalmente ese hongo en la boca y en el tubo digestivo. Un sistema inmunitario sano y algunas bacterias se encargan de controlar la cantidad que está presente en el cuerpo de una persona. Si el sistema inmunitario está debilitado debido a una enfermedad o a medicamentos, como los quimioterapéuticos, el hongo presente en el tubo digestivo puede crecer excesivamente hasta provocar una infección. Lo mismo puede sucederles a los lactantes cuyos sistemas inmunitarios no están completamente desarrollados.

En ocasiones, el aumento excesivo del hongo ocurre después de que el bebé ha recibido antibióticos para el tratamiento de una infección bacteriana. Esto se debe a que los antibióticos causan un desequilibrio en el número de bacterias que controlan la proliferación del hongo. El aumento excesivo de candida albicans, puede provocar infecciones vaginales, dermatitis del pañal o candidiasis bucal.

Si bien la candidiasis bucal puede afectar a todas las personas, es más frecuente en lactantes durante los primeros seis meses de vida y en adultos mayores.

Presencia de Aftas
Un bebé con esta infección tendrá la piel de las comisuras de la boca agrietada y áreas blanquecinas  y aterciopeladas en los labios, la lengua o la cara interna de las mejillas, lo que da la apariencia de una capa ligera de algodón, pero que no se puede limpiar. Debajo de este material blanquecino, hay tejido enrojecido que puede sangrar fácilmente. Las lesiones pueden aumentar lentamente en número y tamaño.

La mayoría de los bebés no sienten molestia alguna, pero algunos pueden sentirse incómodos cuando succionan. Durante la práctica profesional se ha observado que también un gran número de bebés con este padecimiento presentan tos nocturna, lo que merma la calidad del sueño y el descanso del bebé; lo que se refleja al día siguiente en irritabilidad y llanto del bebé.

La candidiasis oral en bebés puede ser dolorosa, pero en muy pocas ocasiones es de gravedad. Debido a las molestias que siente el bebé, puede verse afectado el proceso de alimentación. Estas molestias se conocen como disfagia (dificultad para tragar) y odinofagia (dolor al tragar).

Candidiasis Oral
El tratamiento estará basado en medicamentos como el miconazol (Daktarin® Gel Oral) o la nistatina (Nistaquim® suspensión), además de observar las medidas de higiene básicas, como lavarse bien las manos antes y después de dar de comer al bebé, o de administrarle su medicamento. Es importante recalcar la importancia de mantener una buena higiene en el área de las areolas y pezones, cuando se amamanta al bebé; al igual de una estricta higiene de los chupones y biberones.

Es importante que acuda con su pediatra, si existe la sospecha de que su bebé padezca candidiasis oral, ya que es peligroso el automedicarse, o el no valorar bien la enfermedad, ya que en casos graves puede verse afectada la piel o bien puede extenderse ocasionando laringitis y esofagitis.