sábado, 2 de junio de 2012

CARCINOMA ESCAMOCELULAR


El carcinoma escamocelular, también denominado carcinoma espinocelular o carcinoma epidermoide,  es la neoplasia maligna (tumor producido por la multiplicación incontrolada de células) del epitelio plano de la boca. Las neoplasias malignas de la cavidad bucal constituyen del 3 al 5 % de todas las neoplasias. El carcinoma escamocelular es el más frecuente; representa aproximadamente el 90 % de todas las neoplasias malignas de la cavidad bucal. Aparece con más frecuencia a partir de la quinta década de la vida, y constituye el 3 % de los cánceres diagnosticados en hombres y el 2 % en mujeres.

Los sitios anatómicos más frecuentemente afectados son el labio inferior, los bordes laterales de lengua y el suelo de la boca. Su etiología es multifactorial, aunque está íntimamente relacionada con factores ambientales como el tabaquismo, el alcoholismo, virus, radiación y deficiencias en la nutrición.

El cuadro clínico se caracteriza por que en el estadio temprano puede aparecer como una lesión eritematosa (eritroplásica) asintomática o una lesión blanca (leucoplásica), o ambas (eritroleucoplásica). Puede también aparecer como una erosión, una úlcera pequeña, una masa exofítica, o una lesión periodontal. En estadios avanzados puede presentarse como una masa exofítica grande con o sin ulceraciones, úlcera profunda con una superficie vegetante irregular, bordes elevados y un infiltrado duro de los tejidos bucales. La estadificación tumor/ganglios linfáticos/metástasis (TNM) de los pacientes con diagnóstico de carcinoma, se emplea para hacer referencia a la extensión de la enfermedad, y hacerla coincidir con el tratamiento que se ha determinado como el más adecuado para los enfermos con estadios comparables.

Los exámenes empleados para confirmar el cáncer oral abarcan:
* Biopsia de la encía
* Biopsia de la lengua
* Se pueden tomar radiografías y realizar tomografías computarizadas para determinar si el cáncer se ha propagado.

El tratamiento incluye varias modalidades, entre las que se encuentran la extirpación quirúrgica, radioterapia, quimioterapia o ambos tratamientos. El tipo de tratamiento depende del tamaño del tumor, área anatómica afectada, metástasis, edad y el estado general del paciente.